Animales Acojonantes - KIWI

Apteryx australis

El kiwi es un ave neozelandesa, del tamaño de una gallina y plumaje escaso, que en su adaptación al ecosistema ha tomado un aspecto característico de suaves cerdas. Tampoco tiene alas, sólo unos vestigios ridículos. Cuando corre, tiene problemas de estabilidad. Al final, en los bosques, acaba siendo respetado por todo el mundo, lo saludan y esas cosas, aunque por la espalda se ríen un poco de él. Y de quién no.

En la punta de su largo pico (muy sensible, por cierto), tiene fosas nasales que le permiten olfatear en busca de comida, meter el pico en la tierra y capturar lombrices incautas. También comen marisco, pero eso sólo algunos domingos.
Una característica del kiwi que destacan todos los libros de zoología son sus huevos de tamaño desproporcionado. Por eso los machos son muy perseguidos por los cazadores locales, que los atrapan, castran y venden su botín al mercado como si se tratara de una exótica fruta.


Ave de hábitos nocturnos, rara vez supera los 30 años. Tiende a llevar una doble vida, por el día abúlico y atormentado con los pensamientos más profundos, por la noche desinhibido y banal. Hace deporte si es obligatorio y no vuela, aunque sí planea. Planea la forma de dominar el mundo. Aunque acaban siendo quimeras revolucionarias que esgrimen como un simple fuego de artificio, para hacerse el interesante. Para follar, vamos.

Le gusta:
- Ir de tapas (caña y gusano)
- La haka maorí antes de todo
- Acordarse de los cumpleaños

No le gusta:
- No recordar dónde ha aparcado el coche
- Los vídeos tutoriales
- Las vitaminas

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta, valora, añade o haz ruido con un silbato