Animales Acojonantes - SALMÓN

Salmo salar

El salmón es un pez fusiforme, resbaladizo y obstinado. Capaz de grandes saltos, de nadar a contracorriente remontando los ríos (a veces incluso remontándose en el tiempo). De esta forma pasa una temporada en el mar y otra en el río. Lo quiere todo.

Su finísimo olfato y un buen atlas le permiten volver exactamente al mismo río en que nació. La principal razón por la que los salmones regresan a sus orígenes es ver qué tal anda todo, saludar a los conocidos y, ya que están, aprovechar para reproducirse, reproduciendo los detalles de su propia reproducción (exitosa desde su punto de vista).


Nunca está plenamente contento. Cuando es invierno y hace frío recuerda el verano y el pantalón corto (que, entre nosotros, por su constitución, le queda como un anzuelo en un ojo). Cuando es verano y se achicharra recuerda el agua fresquita.
Es una añoranza patológica (sólo los patos le encuentran sentido).

Le gusta:
- Cruzar sin mirar a derecha e izquierda
- El rafting
- Ver el Telediario para desahogarse insultando

No le gusta:
- El humo
- Los atascos
- Las relaciones a distancia

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Comenta, valora, añade o haz ruido con un silbato